En qué consiste

¿Cómo se aplica Jin Shin Jyutsu?

Jin Shin Jyutsu nos dice que todos los seres vivos tienen patrones de energía circulando por su cuerpo. Esta circulación energética es constante y se mueve desde el nivel más sutil al más denso y de vuelta al más sutil, creando una circulación ondulante e ininterrumpida.

Este es un movimiento descendente y ascendente, crea un dibujo elíptico que nos envuelve. Baja por el frente del cuerpo con cada exhalación y sube por la espalda con cada inhalación.

De ahí la gran importancia de la respiración. En ella encontraremos la máxima armonía, es la base de todo.

Tanto es así, que incluso Mary Burmeister nos regala un ejercicio de práctica diaria llamado Las 36 Respiraciones Sagradas.

Esta elipse que nos envuelve es nuestra Corriente Central Principal Vertical, permanentemente conectada a la fuente universal de la que se sustenta nuestra energía individual.

En esta circulación permanente de la energía aparecen los Supervisores, que otorgarán el principio dual, izquierda y derecha en nuestro cuerpo. También los Mediadores, que rigen el movimiento diagonal y tienen la función de unir, mediar un lado con otro.

En el recorrido de Supervisor aparecen las Cerraduras de Energía de Seguridad. Son 26 izquierdas y 26 derechas, simétricas.

Son zonas de energía en el cuerpo por las que pasan todas las funciones de nuestro cuerpo en algún momento.

Su función es la de dejar fluir esos recorridos. Así, cuando alguna tensión los aflige, ellas se encargan de atenderla para que no vaya a más. Por eso se llaman de seguridad.

Cuando la tensión no ha podido detenerse empieza la desarmonía. Con la ayuda de nuestras manos y con la aplicación de flujos diseñados para ello, podremos desbloquearlas revitalizando y devolviendo al organismo su estado de armonía.

Lo haremos usando nuestras manos, siempre las dos combinando alguna cerradura. Actuando como si de un cable de batería se tratara.

CERTIFICADO OFICIAL

Esta web no debe usarse como la única guía para sanarse a uno mismo o a otros. La intención es complementar, no reemplazar el consejo de su médico u otro profesional de la salud. Usted debe consultar a su proveedor de atención primaria en relación con cualquier problema médico presente o síntomas previos.