Y tú, ¿respiras?

Y tú, ¿respiras?

A menudo, cuando veo a alguien en alguna sesión, la primera de las autoayudas que doy es una a la que llamamos Las 36 Respiraciones Sagradas.

La gente suele sorprenderse mucho. – “¿Respirar? Ya lo hago”, suelen decirme.

Sí, lo sé. Si no respiraran no hubiera llegado a verlos…

La importancia de la respiración no es que sea mucha, es que es determinante para saber si estamos bien o no.

Nuestra vida comienza con una exhalación. Un grito anuncia que ya hemos llegado, que tenemos esta nueva conciencia de individuo. Hasta el momento en que nacemos hemos dependido de otro ser. Ahora empieza nuestra experiencia individual y lo hace con la respiración, la exhalación. Cuando venga nuestro cambio de conciencia, al morir, también lo haremos con una exhalación.

La exhalación construye, es el movimiento respiratorio que nos permite vaciar, soltar, construir el espacio para que con el movimiento de la inhalación todo lo nuevo entre limpiando.

Así, en Jin Shin Jyutsu decimos que la exhalación genera y la inhalación regenera.

También decimos que exhalamos por el frente del cuerpo e inhalamos por la parte posterior del cuerpo. Ese movimiento elíptico que nos rodea dibuja un huevo al que llamamos huevo cósmico, es un movimiento sin interrupción, permanente, que se nutre de la energía de vida que lo mueve todo y de nuestra propia respiración individual.

La verticalidad de esa respiración la entendemos como armonía y da lugar a nuestra Corriente Central Principal Vertical.

Cuando empezamos a tener actitudes, comienzan a generarse tensiones y estas, a su vez, empiezan a estancar la respiración en una zona u otra provocando una horizontalidad. Cuando esto ocurre, una desarmonía se ha instaurado en nuestros patrones energéticos.

Imaginad cuando vais con mucho estrés, corriendo de aquí para allá. ¿Qué ha pasado con la respiración?

¿Cuándo tenemos un susto?

Nuestra respiración es vulnerable al estilo de vida que llevamos, así que no nos queda más que prestarle toda nuestra atención pues en ella está ese tesoro al que llamamos salud.

Si tenemos todo esto en cuenta, bien podemos entender la importancia de una respiración consciente. En la que observemos cómo nuestra exhalación e inhalación se desarrollan armoniosamente, no siendo una más predominante que otra. Que hay equilibrio entre lo que doy y lo que recibo.

En Jin Shin Jyutsu primero exhalamos para después inhalar y ese ciclo lo contamos como una respiración. Al exhalar visualizamos todo aquello que me “ensucia” saliendo de mi y al inhalar acepto toda la abundancia que necesito.

¡Probad!

CERTIFICADO OFICIAL

Esta web no debe usarse como la única guía para sanarse a uno mismo o a otros. La intención es complementar, no reemplazar el consejo de su médico u otro profesional de la salud. Usted debe consultar a su proveedor de atención primaria en relación con cualquier problema médico presente o síntomas previos.