Relaciones

En esta búsqueda en la     que todos estamos inmersos anhelando algo que llamamos felicidad diría que son nuestras relaciones las que más nos acercan o distancian de ese objetivo.

Las relaciones son complejas, pero solo porque las sustentamos de expectativas. Y claro, tras éstas llega la frustración que nos devuelve a una  “realidad” subjetiva llena de dolor y por tanto lejana a esa felicidad.

La primera relación es la que establezco conmigo mismo. Si simplemente agradeciéramos nuestra imperfección como algo único y perfecto, me atrevo a afirmar que esa relación sería virtuosa, armoniosa. No me juzgaría y así tampoco necesitaría buscar que otro cubriera aquello que yo no sé proporcionarme.

Y normalmente, es justo ahí donde iniciamos la relación con nuestro entorno y con el prójimo: en el YO QUIERO, YO NECESITO, YO DESEO…

 

Nuestra respiración es la que nos nutre desde ese patrón energético singular (no dual) que conocemos como CCPV (Corriente Central Principal Vertical).

Nuestra CCPV, que armonizada nos conecta con la abundancia y que contiene nuestro propósito individual, se sustenta en nosotros en ese camino descendente de exhalación y otro ascendente de inhalación al que conocemos como Respiración.

Así, según esté esa exhalación y esa inhalación, así va a ser la relación conmigo y por tanto determinará qué tipo de relaciones establezco con el resto.

 

Hay principios que obedecen a Leyes Universales. En el Universo la expansión y la contención, en nosotros la exhalación y la inhalación. O dicho de otro modo: Dar y Recibir.

Estoy dispuesto a dar. Igualmente ¿estoy dispuesto a recibir? O, yo recibo pero, ¿estoy dispuesto a dar? O en ocasiones, también encontramos “Ni doy, ni recibo”.

Cualquiera de estas situaciones va a producir una desarmonía pues no se corresponden con la máxima universal.

Sabido esto, ¿qué puedo hacer para conseguir el equilibrio?

Me gustaría poder dar una receta mágica, pero a día de hoy, no la conozco.

Creo que el camino pasa por desaprender. Sobre todo, para liberar condicionamientos y rigideces que nos hacen ser esclavos de lo que Yo Creo que es, pero que no nos permite apreciar, tomar conciencia ni agradecer lo que Realmente Es. Confiar en sin más explicación ni necesidad de argumento, simplemente aceptar tal y como son las cosas.

Anteriormente os he dicho que el patrón único que nos sustenta, nuestra CCPV, contiene nuestro propósito individual.

En estos años de camino, de observación y de práctica diría que tenemos un propósito único e individual pero común a todos.

No es tanto si voy a ser astronauta o en mi vida voy a escribir dos libros. Es más en un sentido filosófico. Hasta el día de hoy, considero que el propósito individual de cada uno es simplemente SER YO MISMO. En mi exclusividad, originalidad y unicidad. Y recordemos: TODOS SOMOS UNO.

Si cada uno de nosotros diéramos lo mejor de aquello que ya somos, es decir, justo AQUELLO QUE SOY, (sin artificios, juicios ni comparaciones). TODOS, estaríamos recibiendo lo mejor, ¡ahí es nada!

 

Cuando miro mi entorno y empiezo a comparar o juzgar, primero estoy perdiendo la atención que me debo a mi mismo, pero además, estoy condicionando mi pensamiento a aquello que creo querer ser, que no suele coincidir con lo que soy.

Es decir, me miro, me juzgo y empiezo a sentir que algo en mí no es suficiente. Mi mente, mi pensamiento, creará una realidad a la que pretendo dar forma. Ahí es donde comienza mi esfuerzo, mi fatiga, mi gran desarmonía.

Además, el otro comienza a tener una importancia en el devenir de mi vida que no le corresponde, pues es en el otro en quien pongo la expectativa de aquello que me falta. Como el otro no “cumple” con aquello que queremos empezamos a frustrarnos y a sentirnos insatisfechos, vacíos.

Lo que no vemos es que hemos cedido una responsabilidad que solo nos atañe a nosotros mismos.

 

En Jin Shin Jyutsu es el Mediador el que rige las emociones, todos nuestros patrones energéticos duales retornar a la unidad de la CCPV gracias al Mediador, que los relaciona.

Una observación:

Una sensación es para todos igual: “frío/calor”. En cambio, una emoción es un concepto subjetivo, procesado por nuestro nivel de pensamiento: “siento frío”.

Si tan solo pudiéramos dejar ir aquello que quiero agradeciendo aquello que es, tal cual es, nuestro Mediador podría devolvernos a nuestro estado original de armonía para poder vivir feliz, satisfecho, completo.

 

Pongamos pues conciencia a nuestra respiración y a nuestro mediador.

Permitámonos ser justo aquello que somos y nos observaremos relacionándonos fácilmente con todo. Y es que, cuando estoy bien en mí, todo, de forma minuciosa, se acomoda a su lugar. Y cuando me relaciono desde la armonía, desde el equilibrio entre el Dar y el Recibir, entiendo que soy feliz.

 

Esta es una reflexión que quería compartir, un camino de aprendizaje al que pongo atención cada mañana y que agradezco cada noche.

No es fácil, no se consigue cada día, pero el día que ha sucedido ha sido un regalo tan apreciado que ha hecho más que entusiasmarme en seguir siendo responsable de mí, poniendo mi límite y practicando para conocerme mejor a diario.

 

Una buena práctica de auto ayuda para ponernos a ello podría ser:

  • Exhalar e inhalar 9 veces
  • Ajuste de la CCPV con los dedos de las manos:

Sujetar cada uno de mis dedos empezando por el pulgar derecho, completando las dos manos (2 respiraciones cada dedo, – exhalar + inhalar es una respiración-)

Unir las palmas de nuestras manos en posición de rezo 1 respiración más.

  • Ajuste de Mediador

Mano derecha a 19 sup izq  con mano izquierda a 1 superior derecho – 3 respiraciones-

Mano izquierda a 19 sup der con mano derecha a 1 sup izquierdo -3 respiraciones-

Si las contáis veréis que suman 36 respiraciones, en otra entrada os hablaré de ellas.

Pero sí os digo que es una práctica ágil, que podéis hacer en cualquier lugar y que os devolverá a vosotros mismos.

 

También os invito a realizar esta práctica respirando conscientemente pero dedicando mayor tiempo a cada dedo y a cada mediador. Es con la práctica, la repetición y con constancia cuando me voy acercando a conocerme mejor.

 

Un abrazo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CERTIFICADO OFICIAL

Esta web no debe usarse como la única guía para sanarse a uno mismo o a otros. La intención es complementar, no reemplazar el consejo de su médico u otro profesional de la salud. Usted debe consultar a su proveedor de atención primaria en relación con cualquier problema médico presente o síntomas previos.